“Mamala”, “tatala” y otros

Gómez Bacarreza, autor boliviano que escribe sobre lenguas indígenas vernáculas, indica claramente que el sufijo -la tiene en aymara un significado peyorativo que él traduce como despreciable,1 y lo ilustra el propio autor (la glosa es mía):

[1] kuna tata.la.sa    purin.i
    qué  señor.PEY.TOP llegar.3p
    ¿qué hombre despreciable ha llegado?

Esto no merecería una línea de comentario si no fuese porque puede comprebarse que, en algunos lugares del mundo aymara, esto diverge totalmente de la realidad. Por ejemplo, el aymara de la localidad de Muylaque (Moquegua, Perú) utiliza algunos términos de parentesco en donde se puede encontrar el mencionado sufijo tales como tatala, mamala o ipala.2

Hay razones de sobra para pensar acerca de estos términos. Una de ellas es su uso. En efecto, en Muylaque se usa tatala y mamala con el significado de padre y madre respectivamente, donde las variantes altiplánicas suelen emplear tata y mama a su vez. Todo esto es muy interesante porque, no hay forma de atribuir peyoratividad al tatala y mamala muylaqueños, siendo además que ipala (en español tía) es un tratamiento de respeto que se da, haya o no parentesco entre los hablantes, a las mujeres que ya han superado los días de su juventud.

¿Cómo asumir dos interpretaciones de este sufijo que son de signo opuesto?. Uno se sentiría tentado a desautorizar a Gómez Bacarreza si no fuera por dos circunstancias:

  • El aymara de Muylaque es muy especial, aparte de constituir tan sólo un ejemplo de toda la casuística que sin duda puede encontrarse en la lengua. Esta y otras divergencias son esperables y asumibles.
  • Existen contraejemplos que pueden apoyar lo expuesto por el autor que aquí se comenta.

Véase algún contraejemplo. Para ello hace falta encontrar algún uso del sufijo -la que dé un significado claramente negativo, o al menos no abiertamente positivo: ese término podría ser tiwula (esp. zorro), animal que causa pérdidas innegables en el ganado que suele criar el campesino aymara. Apoyando a Gómez Bacarreza, un zorro bien podría calificarse como despreciable. Además, al zorro, en la comunidad tradicional aymara, se le atribuyen características sobrenaturales malignas, como por ejemplo inducir el sueño en las personas para evitar ser detectado.

Otro ejemplo que viene a apoyar lo dicho por Gómez Bacarreza es la voz chuqila que sirve para nombrar a los que viven del pastoreo, opuestos en el mundo tradicional a los aymaras que son agricultores. Estos últimos suelen tener en menos a los primeros, a quienes consideran sólo parcialmente civilizados.3 No es extraño, por tanto, que una de las acepciones de chuqila, al referirse a una persona, sea precisamente esta: inútil.2

Hasta aquí, ninguna conclusión, tan solamente mucha curiosidad sobre cómo podríamos explicara, para un mismo morfema, una semántica diatópicamente tan contradictoria. El idioma aymara es siempre sorprendente.

Notas

1 (Gómez Bacarreza, 2005: 65)

2 El informante es Elmer Banegas Flores, un joven aimarahablante de Muylaque, Prov. Mariscal Nieto, Moquegua, Perú.

3 (Harris & Bouysse-Cassagne, 1988: 230)

Bibliografía

  • GÓMEZ BACARREZA, D. (2005) Manual de gramática aymara. La Paz.
  • HARRIS, O. & BOUYSSE-CASSAGNE, T. (1988) “Pacha: en torno al pensamiento aymara” en
    ALBÓ, X. (compilador) Raíces de América: el mundo aymara, Alianza Editorial, Madrid.
Related Posts with Thumbnails
Esta entrada fue publicada en gramática aymara y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a “Mamala”, “tatala” y otros

  1. ya era hora de que se tome conciencia de valora, recuperar, practicar, …. nuestros idiomas propios de nuestro pais yo soy de Cambrune – Moquegua y hablo aymara aunque no a la perfección pero entiendo muy bien y como dicen es muy variado de acuerdo al lugar
    Que y recuerde afines del ano 1978 mi abuelita de maso-menos 90 años ella si decía
    ipala =tia
    mamala = mamá
    tatala = papá
    pero hoy en dia en cambrune se dice mama = mamá , tiyu =tia
    también tuve la experiencia de escuchar en sancristobal que a las abuelitas le dicen cullakita y nosotros decimos cullakita = hermanita
    quiero aprovechar para que ayuden a traducir en aymara estas faces :
    -“TODO POR AMOR ,NADA POR LA FUERZA ”
    -“BIENVENIDOS AL CENTRO DE RECURSOS PARA EL APRENDIZAJE DE EDUCACION INICIAL Y PRIMARIA ”
    -“TODOS APRENDEN ,NADIE SE QUEDA ATRÁS ”
    ” CENTRO DE RECURSOS UN LUGAR DE APOYO PARA EL DOCENTE ”
    Anticipadamente gracias por su apoyo

  2. Roger dijo:

    El problema es que la interpretación se da siempre desde la óptica individual o dialectal. El sufijo -la es un ponderativo cuyo uso aparece e inclusive en la sierra limeña, en el quechua moqueguano, y en su uso apropiado en la zona de Carumas de Moquegua. El sufijo ponderativo -la en ciertos lugares (Pomata) se usa como -rana (ejemplo: awkirana, o tayjarana, para decir algo como “el gran padre” o la “mamá grande” con mucho respeto) y es un sufijo honorífico. Sin embargo, este mismo -rana se usa para burlarse de las personas mayores hoy, y esto mismo a pasado con -la que hoy en Bolivia es despectivo. En el castellano, el diminutivo puede adquirir ese sentido de afectivo y a veces despectivo (hombrecito, gentita, etc.)

    • A. Condori dijo:

      Gracias, Roger, por compartir tus comentarios que, ya lo sabes, son y siempre serán bien recibidos en este sitio.

  3. alex huiza flores dijo:

    soy de nacimiento de la ciudad de Moquegua, pero de padres Muylaqueños, sin embargo por circunstancia de la vida estudié inicial y toda primaria en Muylaque.Y gracias a esta circunstancia aprendí hablar el aymara con perfección.
    A mi papá le digo: Tatala.
    A mi mamá le digo: Mamala.
    A mi tío le digo: Larita
    A mi tía: Ipala
    A ctualmente me desempeño como docente de comunicación en el nivel secundaria y siento que me estoy olvidando de la expresión oral del aymara por falta de práctica o interacción social en el mundo aymara.

    • A. Condori dijo:

      Alex,

      En efecto, hay muchos Huiza en el distrito de San Cristobal-Calacoa. Muylaque es un pueblo magnífico y recuerdo que me sorprendió que ustedes tuvieran palabras propias aymaras para decir tío y tía (larita e ipala) cuando en Puno uno está acostumbrado a escuchar solamente tiyu y tiya, palabras de claro origen castellano.

  4. alex huiza flores dijo:

    Me parece ineteresante, realizar actividades que fomentan la conservación de la lengua aymara auque estamos en proceso de extinción por carecer de ciencia y tecnología y sobre todo, históricamente no se dió un proceso de expanción significativa. como el idioma español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>